Cómo una medida de presión para que el alcalde cancele la construcción del nuevo panteón, pobladores de Muñoztla tomaron las instalaciones de la Presidencia Municipal de Chiautempa tras en enfrentamiento con policías locales.

El primer de la ciudad sarapera sigue cerrada tras el zafarrancho que dejó por lo menos ocho vecinos de la comunidad retenidos y tres funcionarios municipales retenidos por los inconformes.

El conflicto inició cuando se reactivó un añejo conflicto en la comunidad de San Pedro Muñoztla por la remodelación del panteón del lugar, ya que la obra se realizó sin el acuerdo de los vecinos del lugar, lo que provoco la molestia de los vecinos.

En el centro de la población los habitantes de Muñoztla protagonizaron un nuevo enfrentamiento con los elementos de seguridad y tomaron las instalaciones de la presidencia municipal, donde al menos tres funcionarios del ayuntamiento fueron retenidos para intercambiarlos por los ocho pobladores que fueron detenidos previamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *