• Tras ser separa de su cargo y haber asumido la suplente las funciones

Luego de que integrantes del ayuntamiento, «de manera ventajosa» aprovecharon que ella tuvo problemas de salud para quitarle el cargo e imponer a su suplente, la sindico María Elena Conde Pérez,  denunció ser víctima de violencia de género por parte del alcalde perredista Giovanni Pérez Briones.

En improvisada conferencia de prensa en la capital, informó que, desde el pasado 23 de agosto, fecha en que dio positivo a infección por Covid-19, tuvo una licencia de salud por un periodo de quince días, periodo en el que se recuperó, pero al solicitar su reincorporación a su encargo el pasado 11 de septiembre, en el ayuntamiento no le hicieron y además, en sesión de Cabildo del 23 de septiembre, le extendieron su licencia al cargo por razones médicas, sin tomarla en cuenta.

Afirmó que el alcalde y regidores están bloqueando sus intentos para reincorporarse al cargo, y que, «en la operatividad administrativa y financiera de la columna pueden existir diversas irregularidades, para la cuales su presencia sería un obstáculo, fui víctima de presunto abusos al obligarme a realizar la revisión de la cuenta pública, consistente en miles de hojas, en un sólo un día, violentando el periodo de tres días con la ayuda de auxiliares que se encuentra prevista en la ley».

Ante lo anterior, su abogada, Katy Valenzuela promovió el juicio de protección de derechos políticos JDC-23/2020 ante instancias jurisdiccionales para que sean las autoridades quienes resuelvan su reinstalación en el cargo y el pago completo de sus percepciones desde el pasado 23 de agosto.

La representante legal pidió que el Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) resuelva, a la brevedad, la reincorporación de la síndico a su cargo y que se lleve a cabo el pleno ejercicio de sus funciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *